75 ANIVERSARIO DE BODEGAS FARIÑA

 

Ceferino Cimadevilla. Sumiller Presidente Asociación de Sumilleres de Asturias.

El miércoles día 8 de noviembre visitamos Bodegas Fariña invitados por Manuel Fariña, propietario de la bodega con motivo de su 75 aniversario y debo manifestar que fue una jornada inolvidable tanto por el desarrollo  de las actividades realizadas como por la cercanía de su propietario así como la de su hijo Manu que también nos acompañó.

Después del recorrido por sus instalaciones, comenzamos una interesantísima y sobretodo didáctica cata de algunos de sus vinos más emblemáticos, algunos con bastante recorrido si tenemos en cuenta su añada 1.973 y otros en pleno proceso de elaboración y acabado.

 

De la larga serie de vinos analizados me gustaría destacar aquellos que más nos sorprendieron:

 

Blanco de malvasía criado con sus lías durante un periodo de 8 meses,  aromático , seco, fresco, con buena estructura , envolvente y de largo recorrido, con una personalidad muy diferenciada de los vinos de malvasía que hay en el mercado.

No aparecerá al público hasta principios de año y si no recuerdo mal,  no saldrá con denominación Toro sino que lo hará como Vino de la tierra de Castilla y León,  con el nombre de Agueda.

 

Tinto cosecha 1.973 muy anterior a la creación de la denominación de Origen Toro, de la que se cumple este año el 30 aniversario ;  envase tipo borgoña  al igual que el envasado para conmemorar el 75 aniversario , ¿será premonitorio  de longevidad? vino sorprendente no sólo por su  estado, color y larga vida , tratándose de un vino con sólo crianza en botella. Para estudiar.

 

Tinto reserva 1.982. Con este vino tuve que hacer un gran esfuerzo de concentración para separar mi admiración por él que data ya desde el momento de su aparición en el mercado y el estadio en que se encuentra actualmente, quiero y creo ser justo si digo que superó mis expectativas, refrendadas por su seguimiento en anteriores ocasiones y que fueron confirmadas por todos los presentes en la cata. Fuera de serie.

 

De enorme interés resultaron los Gran Colegiata reserva 1.987 y Gran Colegiata gran reserva del mismo año, aquí pudimos observar un buen momento de ambos pero con gran diferencia a favor del reserva que resultó fantástico y nos sorprendió a todos. Me dejó con una interrogante, ¿perjudicó al gran reserva su más prolongada estancia en Madera?

 

Hubo más vinos  de otras añadas , así como el Primero 2017 en fase de armonización en botella antes de su pronta aparición en el mercado y como  no el reserva 2014 del 75 Aniversario objeto de la visita en el que se percibe el buen hacer de Manu y del que hablaremos en el futuro , hoy quiero detenerme en otros dos vinos también obra suya,  elaborados con la tinta de Toro  de la añada 2014, uno procedente de suelo calcáreo y otro de suelo arenisco. Interesantísimo debate, más intensidad aromática en el primero y más finura en el segundo, a mi modo de ver el procedente del suelo arenisco está por delante en el momento actual, más hecho, más homogéneo , conforme vaya pasando el tiempo tendremos la respuesta en función del interés de la bodega, ¿porqué no un cupage? Pronto saldremos de dudas.

 

Sacamos muchísimas enseñanzas de esta visita, ¿quién dice que los vinos de Toro no envejecen bien?  No solo envejecen bien sino que en su evolución no hay trazas del típico “ajerecimiento” tan común a muchas denominaciones sino

sabores suaves  con un ligerísimo toque dulce que muestran además una buena estabilidad en el color.

 

Quiero agradecer en nombre propio y en el de mis compañeros  a la familia Fariña la deferencia que tuvieron con nosotros en tan importante efemérides  y manifestarles que todos quedamos gratamente impresionados con su trabajo y la buena gestión de su bodega, bodega con pasado, presente y futuro.

 

Ceferino Cimadevilla.

Author: UAES - Departamento de Prensa

Share This Post On